El perfil de los autocaravanistas en España. I. Aclarando conceptos

IIIKddBierzo

A raíz de la publicación de los resultados de la I Encuesta de usuarios de autocaravanas de España, realizada por InfoAutocaravana, y de las muchas referencias que pueden encontrarse en la red sobre el perfil del autocaravanista, uno de los temas preferidos en las noticias de prensa para tratar de explicar y defender nuestra forma de viajar, me preguntaba si con lo que conozco de este mundillo estaba de acuerdo con ese perfil y, en consecuencia, cuál sería el perfil que mejor nos defeniría. Preguntas que me imagino nos haremos unos cuántos, autocaravanistas inquietos y sobre todo aquellos que se dedican de forma profesional a este sector.

La primera duda que se me plantea es qué o quién es un autocaravanista. Curiosamente el diccionario de la RAE, diccionario por excelencia y referente fundamental de nuestra lengua no recoge este término, ni tampoco el de autocaravanismo para designar nuestra práctica. Una pena, eso quiere decir que no hemos conseguido ni el peso y ni la difusión suficiente para que la RAE lo haya incluido. Por tanto me veo obligado a buscar este término en otras fuentes. Le toca el turno a la Wikipedia, la enciclopedia en línea más completa, y a otras fuentes especializadas del sector turístico.

Otra nueva sorpresa, la Wikipedia tampoco lo recoge, la única referencia al autocaravanista, pero sin definirlo, está en la entrada: autocaravana, término al que nos redirige si buscamos por autocaravanismo.

Entonces, pruebo suerte entre la bibliografía especializada. Pero dónde recurrir. Se me ocurre buscar referencias en el catálogo de la Biblioteca Nacional y de las bibliotecas públicas pero descubro que entre sus fondos no se recoge prácticamente ninguna obra (libro, artículo de revista, DVD…) con los términos autocaravanista o autocaravanismo entre su título o materia (solo aparece: Autocaravanismo : turismo itinerante en Asturias. Nómada, 2005). !Vaya¡.

Quizá en las bibliotecas universitarias haya más suerte, a lo mejor en la carrera de Turismo se estudie (pienso). Aparece una tesis doctoralEstudio de la actividad autocaravanista, su impacto en el turismo e implantación de un área de autocaravanas, realizada por Francisco Javier del Pozo Díaz y dirigida por Antonio Guevara Plaza, y presentada el año pasado en la Universidad de Málaga (Universidad y autor promotores de la Encuesta sobre el Turismo en Autocaravana, para apoyo al sector, que se cerró a comienzos de 2014 y de la que por cierto a estas alturas todavía no se conoce ningún resultado). Al no poder consultarla no sé en que medida facilita una definición del autocaravanista. Bueno, al menos aparece una refencia relevante.

Siguiendo con la búsqueda, amplio el campo a Internet, ese gran continente del saber, donde particulares, asociaciones, aficionados… inundan la red de información y contenidos. En una primera búsqueda directa son inumerables las referencias sobre el término autocaravanista, pero si la acotamos a “definición de autocaravanista” se reduce muchísimo, sin dar practicamente con ninguna respuesta relevante (como curiosidad señalar un hilo que se abrió en el Foro de ACPasión en 2008  sobre Mi definición del autocaravanista, pero que tuvo poco éxito por tratarse desde un punto de vista muy personal y resultar un tanto vacio de contenido y polémico).

Tampoco hay suerte en ninguna de las referencias legislativas de las que tenía constancia.

Como decía es una pena porque si no hay definición, los que somos amantes de esta forma de viajar y vivir o simplemente queremos entender estos estudios, no sabemos si para ser autocaravanista basta con ser usuario de una autocaravana, propietario o defensor de los valores de libertad, aventura o de una visión romántica de la vida.

Al final, cuando ya llevo escrito sobre el tema y doy casi por perdida la batalla y después de un nuevo rastreo y filtrado de información en la red doy con esta entrada del blog del Club Vasco de Autocaravanas Sorbeltz: ¿autocaravanismo, autocaravanista? [propuesta para la RAE], de enero de 2011, en la que se informa que la Federación Española Asociaciones Autocaravanistas (FEAA) propone a la RAE incluir en su diccionario los términos autocaravanista y autocaravanismo, propuesta aceptada a estudio por el Instituto de Lexicografía pero que no salió adelante. Estos son los acercamientos que propone la FEAA para estos términos: “Las asociaciones de autocaravanas, las federaciones de las asociaciones y las federaciones de las federaciones de usuarios de autocaravanas forman un fenómeno que no tiene otra designación que el denominado “autocaravanismo”. Las personas incluidas en este fenómeno son los “autocaravanistas”. Todos los proyectos y objetivos nacionales e internacionales para mejorar las condiciones de las autocaravanas no tienen otra expresión que la del “autocaravanismo”” Pero además para el término autocaravanista da lo que podemos denominar una definición: Los usuarios que compran una autocaravana, que viajan por todo el mundo, que comparten sus experiencias, que se asocian, que ejercitan esta afición son denominados justamente autocaravanistas“. Definición que no me termina de convencer, resulta un tanto reducionista y elitista, además de resultar de dificil aplicación en un estudio sobre el perfil del autocaravanista.

Bueno, dado que no encuentro una definición válida del autocaravanista me planteo si a partir de la definición de lo que es una autocaravana se puede intentar definir lo que es un autocaravanista.

La RAE define como autocaravana: “Vehículo con motor propio, acondicionado para hacer vida en él“. La Wikipedia recoge una entrada sobre la autocaravana (pendiente de revisión y verificación): “Una autocaravana o casa rodante es un vehículo clasificado por el código de circulación como un automóvil que incluye un mobiliario básico en su interior, a modo de casa u hogar, homologado para ser usado como vivienda durante los viajes. Proporciona los dos medios básicos para viajar: transporte y alojamiento“. Y, atendiendo a su apariencia, establece la siguiente clasificación: cámpers, capuchinas, integrales, perfiladas.

Si tiramos de documentación especializada, y ordenamos la información encontrada de forma cronológica,nos encontramos con en el Informe Técnico económico-socio-ambiental sobre el Turismo con Autocaravana. Documento Técnico AS&AC-0022-00-02 en 2007, que dice: “La autocaravana está definida por el derecho comunitario como un vehículo: “Por autocaravana se entenderá todo vehículo especial de categoría M fabricado de modo que incluya una zona habitable con el equipo mínimo siguiente: asientos y mesa, camas, que pueden formarse por conversión de los asientos, cocina y armarios. Directiva 116/2001/CE, Anexo II, epígrafe 5.1”. En España el Reglamento General de Vehículos que desarrolla la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, recoge la misma definición en el epígrafe 32 del Anexo II. (Están asimiladas a los vehículos de categoría M1 las autocaravanas con una MMA igual o menor de 3,5 toneladas)”.

En el manual de La movilidad en autocaravana. Contexto actual y propuestas de actuación de la DGT, de 2008,  nos encontramos con la siguiente definición: “El concepto de autocaravana se aplica a aquellos vehículos construidos con propósito especial para el transporte y el alojamiento de personas. Proporcionan a la vez transporte y alojamiento, cuentan con un habitáculo que facilita una total autonomía a sus usuarios, ya que disponen de todos los espacios, servicios y tecnologías imprescindibles para llevar a cabo la vida cotidiana…, además de la cabina de conducción y el motor“. Y entre los principales tipos de autocaravanas define: capuchina, perfilada, integral y camper .

Por su parte en el documento: La acogida del turismo en autocaravana, del Colectivo ViajarEnAutocaravana, publicado también en 2008, se define como: “Es un vehículo de construcción especial, destinado al transporte y alojamiento de sus pasajeros, en el que, a partir del chasis de un vehículo comercial utilizado comúnmente para la fabricación de furgones y camiones ligeros, se le ha acoplado una célula habitable que ha sido homologada para ser utilizada como vivienda“.

Y finalmente en el de Derechos y deberes de los autocaravanistas en España, de Autocaravanistas Independientes por sus Derechos, publicado en 2009 y actualizado en 2012, se hace una revisión del concepto de autocaravanas a partir de la definición de la RAE, de la Wikipedia y de la que se da en el RD 2822/ 1998: “Una autocaravana básicamente es un vehículo a motor con una vivienda encima. Se caracteriza por llevar una cabina para conductor y acompañante comunicada con la “vivienda” a la que se accede por un arco situado detrás de los asientos de la cabina. Esta característica proporciona una autonomía directa para disfrutar de la vivienda, pues no es necesario salir al exterior para ingresar en la misma“. Y define tres tipos de autocaravanas: capuchinas, perfiladas y integrales, excluyendo las campers, aunque en un punto anterior define las campers como un vehículo que en su interior contiene los elementos indispensables para hacer vida diaria.

Como vemos definiciones muy parecidas entre sí, que concuerdan en lo esencial (vehículo y vivienda) pero con pequeños matices que las diferencian. Sintetizándolas y aportando mi propia visión me atrevo a dar una definición simple y personal de una autocaravana:

es un vehículo destinado al transporte de personas y diseñado para viajar, con alojamiento incluido y caracterizado por ser bastante autónomo, lo que permite una gran libertad y movilidad en cualquier época del año.

Por tanto, en un sentido amplio y muy genérico podríamos definir el autocaravanista como el

usuario de las autocaravanas, ya sea propietario o practicante asiduo de este tipo de forma de hacer turismo

digo prácticante asiduo porque el echo de utilizar una vez o de forma esporádica este vehículo no creo que lo convierta en autocaravanista. Dejo de momento a un lado las consideraciones sobre los principios o sentimientos de un buen autocaravanista, por ser discutibles y estar sujetos a planteamientos subjetivos y abiertos a la polémica. En cuanto a qué se consideraría autocaravana, me quedo con la acepción más amplia, la que recoge a los cuatro tipos más importantes: capuchinas, perfiladas, integrales y campers, porque la legislación existente sobre autocaravanas, y el reglamento de circulación en cuanto a estacionamiento y pernocta incluye a todos estos tipos.

Después de intentar aclarar los conceptos de autocaravana y autocaravanistas paso a analizar el perfil del autocaravanista que se nos viene ofreciendo. Para ello hago una revisión de los estudios que he podido localizar y consultar:

Y finalmente, también incluyo la encuesta realizada por mí sobre el perfil de los autocaravanistas en las redes sociales,porque ofrece una visión distinta, un acercamiento al perfil de los autocaravanistas en Internet.

Pero para no alagar más la entrada y terminar de cerrar el documento con los resultados del perfil del autocaravanista, que lo ofreceré en una nueva entrada, para la que agradecería cualquier información sobre estudios y documentos que complete el listado anteriormente citado.

Gracias por vuestra colaboración y paciencia.

Apéndice

Como rectificar es de sabios, y en este caso debido a que seguía documentándome y pude localizar en algunas ordenanzas municipales de autocaravanas las definiciones de conceptos fundamentales sobre el autocaravanismo entre los que se encontraban los de autocaravana y especialmente autocaravanismo objeto de esta entrada, dedicaré la siguiente entrada de mi blog a recoger y difundir estas definiciones del ámbito normativo que constituyen el referente más claro que he podido localizar sobre el tema.

He de decir que estas ordenanzas municipales toman como modelo el elaborado por la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), con la colaboración especial y asesoramiento de la Asociación Andaluza de Autocaravanistas (ASANDAC), un buen modelo normativo para regular de manera no discriminatoria con respecto al resto de vehículos la circulación de las autocaravanas y la activididad autocaravanista dentro de los municipios que la aprueban. Ojalá se aplicará en muchos más municipios.

Continúa en:

Anuncios

11 Respuestas a “El perfil de los autocaravanistas en España. I. Aclarando conceptos

  1. Buen trabajo, sin duda, yo viajo y vivo en mi AC, no me considero autocaravanista, igual que el usuario de un coche no se considera ningun nombre por serlo. La AC, es simplemente un medio por el qu y con el qu me desplazo
    Para mi es mi casa…

    • El término ‘autocaravanista’, sin ser experto el linguista, es la acepción al usuario del vehículo definido como autocaravana. Para mi, aquí se acaba la historia y no me caliento más el casco.
      De todo el trabajo realizado, y aquí expuesto, se observa que todas las referencias mencionadas ninguna supera ni siquiera la década, lo que deja claro que en esto aqui andamos en pañales.
      Y para mi que llevo mas de dos años viajando y viviendo de forma continuada en una autocaravana, lo triste no son las ausencias legislativas ni los abusos políticos que sufrimos, sino que, sabiendo en qué estatus tan degradante en que a veces se nos situa, es que en muchisimas ocasiones, nosotros mismos somos nuestro peor enemigo, ya que veo a usuarios de esta bellisima forma de vida, carecer, no sólo del más mínimo decoro, sino de una completa ausencia de civismo y de las más elementales normas básicas de educación.
      Y mientras que nos comportemos así, poco podemos hacer para que se nos considere como algo positivo en los lugares a los que acudimos.
      En mi modesta opinión creo de debemos comportarnos con decoro, y después, ya cumplidas las ‘obligaciones’ como autocaravanistas, reivindicarnos como colectivo, con reconocimiento justo de nuestros ‘derechos’.
      Eso es todo. Saludos

      • Muchas gracias Jorge por tu comentario y aportaciones.
        Lo que esta claro es que ser autocaravanista conlleva unos derechos y unas obligaciones, como todo en esta vida. Ambas cosas deberían ir parejas, pero desgraciadamente no sucede así, y de ahí la necesidad de exigirnos mucha más ejemplaridad para poder reinvidicarnos. Eso no quita que todo aquel que se considera autocaravanista, o por extensión todo aquel que práctica el autocaravanismo, debería tener como máximas el respeto a los demás y al medio ambiente. Como muy bien dices, civismo y educación deberían marcar y ser señas de identidad de nuestra forma de movernos.
        Saludos

  2. Pingback: El perfil de los autocaravanistas en España. II. Aclarando conceptos. Las ordenanzas municipales | ACEnruta·

  3. Pingback: El perfil de los autocaravanistas en España. III. El autocaravanista | ACEnruta·

  4. Pingback: Asamblea Autocaravanista: ¿nuevos tiempos en el autocaravanismo? | ACEnruta·

  5. Hola: Acabo de “descubrir” este blog y te mando mi ¡ENHORABUENA!. En este artículo he encontrado material suficiente para la entrevista que tengo el lunes con responsables municipales de mi ciudad para intentar convencerles de los beneficios de un Area de Autocaravanas..
    Te agradecería, si me puedes ayudar, que te pongas en contacto conmigo en el correo electrónico que adjunto.
    Saludos

  6. Muchas gracias Fidel por tu comentario.
    Esa es la intención de lo que publico en mi blog, que resulte de interés y a ser posible de utilidad para los autocaravananistas.
    Se agradece tu esfuerzo, por eso te deseo suerte con el área de autocaravanas.
    Saludos.

  7. Pingback: Orgullos@ de ser autocaravanista | ACEnruta·

  8. Yo digo que somos tambien responsable. Los campings tienes una cupula mil veces mejor de nosotros y si no somos capaces actuando igual en poco tiempo necesario ir nos de vacaciones a otro países como Francia, Alemania, Portugal y asi tener viajes dignos. Adiós al dinero para España y que los políticos les folle un pez pero quienes lo sufren como siempre son los pequeños negocios y la economía local.

    • Somos responsables en cuanto en ocasiones no somos respuestuosos con ciertas normas de convivencia y respeto hacia el medio ambiante, no hemos sido capaces de actuar de forma coordinada y unida cuando se vulneran nuestros derechos.
      Yo siempre digo que nos gastamos, al igual que hace cualquier turista lo que podemos y queremos en cada sitio, pero con la ventaja de que podemos movernos durante todo el año y de que podemos llegar a cualquier rincón, y eso deberían tenerlo en cuenta y valorarlo, porque es un elemento muy importante en apoyo a las economías y comercios locales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s