Carta a los Reyes Magos

Queridos Reyes Magos:

Hacía muchos años que no os escribía una carta pero este año, lleno de infortunios y en vista de cómo está el panorama, he decido volver a recobrar mi febril ilusión infantil y me he animado a escribiros. De pequeño me encantaba contaros mis méritos, bondades y también mis debilidades, encubriendo estas últimas levemente para así obtener vuestra gracia. Depositaba todas mis esperanzas en vuestro saber hacer con el deseo de que me trajerais algo de lo que os había pedido, deseo muchas veces satisfecho.

Mi primera intención era haceros una petición personal:

“Queridos Reyes magos este año he sido muy bueno y quiero que me traigáis un trabajo. Ojo, un trabajo digno y justamente retribuido, no uno de esos trabajos que en la actualidad tanto se llevan, uno de esos que sigue el paradigma actual de la feroz y abusiva competitividad y productividad empresarial”.

Pero, tras meditarlo un poco y sin dejar de lado mi petición, quiero hacerla extensiva a ese gran número de personas que se encuentran en mi misma situación.

Qué por qué os lo pido a vosotros, pues porque se nos agotan las fuerzas y los recursos y todavía nos resistimos a perder nuestra esperanza.

Estos últimos tiempos están siendo muy duros, muy desalentadores. Estamos viendo mermados nuestros derechos y libertades, el despido y la corrupción se han convertido en una lacra social y política, la sanidad y la educación pública se cercenan para “ahorrar gastos al contribuyente y racionalizar su gestión”, los derechos fundamentales de las personas, el derecho a elegir, protestar, ser oído y, el más importante, a ser persona se amputan y criminalizan. Cada vez es más difícil creer en las personas y por eso recurro a vosotros, para pedir un poco de cordura y de mesura.

Estamos en crisis, una grave crisis económica provocada porque dicen que “hemos vivido por encima de nuestra posibilidades”, JA.

Unos cuantos han vivido “muy por encima de nuestras posibilidades” y ahora para salir de esta situación además de hacernos sentir culpables cada vez nos estrujan y nos hunden más. Nos gravan con más impuestos, recortes y trabas para recordarnos que “no podemos seguir viviendo”, ya ni si quiera por encima de nuestras posibilidades, que ya no podemos disfrutar de una buena sanidad familiar, de una buena educación para nuestros hijos y, encima, se nos niega el derecho a elegir y protestar. Mientras, ellos viven muy por encima de nuestras posibilidades, atentos a cuidar y incrementar sus privilegios.

Por eso espero que podáis apartar de nuestras vidas o al menos darles un poco de cordura a esa gran parte de nuestra clase política y a todos aquellos” busca fortunas” que están frotándose las manos a costa nuestra. También espero que nos traigáis un poco de alegría en estos tiempos  turbios.

Aguardaré con impaciencia vuestra visita, contando las horas, como hacía de pequeño. Como sé que esa noche estaréis muy ocupados, bastante tenéis con atender a todos los niños, ellos sí que os necesitan de verdad, prolongaré vuestra ansiada visita en el tiempo, un tiempo prudencial de vela y esperanza.

No me defraudéis, confío en vuestra magia.

Hasta pronto.

Me despido de vosotros con mis mejores deseos e ilusiones.

P.D.: Si necesitáis mi autocaravana para viajar más cómodos y entregar vuestros regalos, podéis disponer libremente de ella. Prefiero cedérosla a vosotros que tener que deshacerme definitivamente de ella, porque de momento y gracias a ella aún podemos disfrutar momentos de alegrías y distracciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s