Jerte. La Garganta de los Infiernos.

En este caso la escapada era a un clásico de los espacios naturales del Valle del Jerte: La Garganta de los Infiernos y en concreto a Los Pilones, paraje de cascadas y pozas formadas sobre las formaciones graníticas.

La Garganta de los Infiernos en el Valle del Jerte

El Valle del Jerte es de sobra por todos conocido por sus deliciosas cerezas y su buena huerta, pero cuenta además con una serie de espacios naturales que merece la pena descubrir y recorrer.

Pasar un día en Los Pilones es algo muy apetecible en verano, por la belleza del lugar y por su frescor, y si no que se lo digan a la gran cantidad de personas que se dan cita en este lugar. Aunque esto último podríamos decir que es su mayor inconveniente.

Los Pilones. Caprichos del agua sobre el granito

El recorrido comienza junto al Centro de Interpretación. Es un sendero señalizado de unos 3 kilómetros, con un tiempo estimado de unos 50 minutos, si se hace con calma (si se anda ligero puede recortarse bastante tiempo).

En su primer tramo es bastante empinado, lo que induce a los que no estén acostumbrados a andar a asustarse un poco, pero como transcurre entre un tupido robledal, que proporciona una buena sombra, es una buena excusa para tomárselo con calma, de manera que si se considera necesario se pude hacer alguna paridita para coger aire y disfrutar del paisaje.

Sendero a Los Pilones en su tramo inicial


Sendero de Los Pilones. Vegetación y agua.

Subido el primer repecho, se pasa por una zona más llana y despejada, sin sombra, donde el sol campa a sus anchas, por eso en verano es recomendable hacer esta ruta a buena hora, lejos de las horas de más calor, e ir provistos de agua. A continuación le sucede otro tramo empinado antes de llegar a la explanada de acceso a Los Pilones, en la que encontramos una calzada empedrada que remata en un pequeño descenso. Esta explanada es un punto de encuentro de gentes que suben y bajan, hay un servicio de 4×4 y un servicio en coche eléctrico, que nos pareció muy curioso y más ecológico, para el de transporte de personas. Por supuesto estos vehículos no realizan este recorrido, hay un pista que lleva a Los Pilones desde el Centro de Interpretación que más tarde explicaré porque es la que hicimos para la bajada.

Sendero de Los Pilones. Vista del Valle del Jerte


Sendero de Los Pilones. Roble y helechos en el camino


Los Pilones. En verano mucha gente se acerca a disfrutar de ellos.

Una vez allí y tras cruzar un pequeño puente colgado sobre el río merece la pena recorrer Los Pilones, ir contracorriente hasta el punto donde nacen estas caprichosas formaciones graníticas para poder visitar y disfrutar de las distintas pozas y cascadas que el agua va formando. Resultan especialmente recomendables de visitar, a mi gusto, las cascadas que se forman en el tramo inicial.

Los Pilones, juegos de granito y agua hacen que sea un buen sitio para ver y bañarse


Los Pilones. Tramo inicial con cascadas y vegetación abundante.

A pesar de lo concurrido del lugar es una gran satisfacción bañarse en sus frías y cristalinas aguas, disfrutando del día y del lugar.

El descenso, como indiqué anteriormente, lo hicimos por la pista señalizada, pista que se usa para acceder por vehículo o a caballo a Los Pilones, mediante visitas y recorridos organizados. Esta pista también es un camino ideal para hacer con niños pequeños poco amantes de andar porque aunque se anda un poco más, a penas un kilómetro, el camino se hace mucho mejor. Sus pendientes son más suaves, discurriendo por un camino liso, amplio y sombreado. En este camino, también bien señalizado, se suceden y entremezclan robles y castaños, resultando un paseo muy agradable.

Sendero de los Pilones, bajada por la pista que lleva al Centro de Interpretación


Descenso de Los Pilones por la pista, camino sin a apenas dificultad y bastante sombreado.

En definitiva, Los Pilones es un lugar bonito, con un recorrido agradecido y no muy complicado para hacer en familia, con vistas muy atractivas y en el que, en esta época del año, es normal encontrarse con caminantes y familias cargadas con neveras portátiles y alimentos para  pasar el día al frescor de sus aguas.

Por cierto, si vais con autocaravana en el desvío de la Nacional 110 hacia La Garganta de los Infiernos hay un aparcamiento donde suele aparcar y pernoctar las autocaravanas (las coordenadas son: 40.2099 -5.7728).

Más fotos:

Anuncios

4 Respuestas a “Jerte. La Garganta de los Infiernos.

  1. Muy bonitas las fotografías. La primera vez que fui solamente existía el camino que ahora está asfaltado. Ibamos con nuestro hijo a la espalda en una mochila que nos dejaron y como no estaba acostumbrado a ella, se pasó todo el camino diciendo: “nos vamos a caer, nos vamos a caer”. ¡Qué ánimos! Tenemos un buen recuerdo de esa ruta de entonces!

    • Gracias Pilar. La Garganta de los Infiernos es un sitio a visitar con el paso del tiempo, cambian las formas y las costumbres pero por suerte y de momento sigue guardando su encanto natural, aunque cada vez hay más gente.

  2. Pingback: El Valle del Jerte en flor: cerezos, agua y tradición. | ACEnruta·

  3. Hola visitar el valle del jerte el valle de ambroz y las hurdes en definitiva caceres vayas donde vayas siempre encontrarás cosas nuevas y sus gargantas sus cerezos su gente su paz tranquilidad hermoso por los cuatro costados no tgo palabras hsy que verlo gracias caceres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s