Un día en Béjar: Ruta de las fábricas textiles y El Bosque

Recomendados por un amigo y lugareño decidimos aprovechar un sábado a principios de primavera para ir a Béjar a visitar de su mano un par de sitios que teníamos pendientes: la Ruta de la fábricas textiles, ruta ribereña por el Rio Cuerpo de Hombre que discurre por el antiguo y ahora casi abandonado complejo industrial textil bejarano, y El Bosque, villa de recreo del siglo XVI de los Duques de Béjar que conserva uno de los escasos ejemplos de jardín renacentista italiano en España. ¿Por qué en estas fechas? porque es uno de los momentos más propicio para hacer la Ruta de las fábricas: buena temperatura, un río exultante, muy caudaloso y vivo, fruto de los primeros deshielos y este año de las abundantes lluvias, y una generosa arboleda en sus primeros brotes que permite buenas vistas de todo el recorrido, más adelante se forma una frondosa cortina que reduce considerablemente su visibilidad, una pena. Rutafabricas_panoramicabejar La mañana la dedicamos a hacer la Ruta de las fábricas textiles. Una ruta corta, de ida y vuelta, de unos cuatro kilómetros, distancia muy buena para hacer con niños pequeños, que arranca en el Puente de la Feria, en el comienzo de la carretera a Ciudad Rodrigo y poco después de que el Río Frío vierta sus aguas en el Cuerpo de Hombre.
Rutafabricas_ruta

Es un recorrido con encanto, mezcla de una naturaleza ribereña viva y vibrante y de un paisaje industrial decadente, donde sus imponentes construcciones decimonónicas reflejan el poderío industrial de una época anterior así como esa gran capacidad humana para construir en lugares imposibles a fin de explotar sus recursos naturales.

Rutafabricas_salto
Rutafabricas_chimeneas

 El paseo fluvial, bien señalizado y con barandillas protectoras, discurre entre una pista de cemento y de rejillas caladas en los tramos de comunicación entre el río y los canales laterales de agua que abastecían a las fábricas. Se hace bien con los niños, solo hay que tener una mayor precaución en el tramo de la Pesquera de los Ladrones donde su fuerte pendiente se salva con unas escaleras de rejilla calada, un tramo llamativo y fresquito, que merece una paradita. Rutafabricas_sendero

Igual de llamativos resultan las enormes chimeneas de ladrillo, las inmensas naves de granitos de algunas fábricas y los saltos, canales y pesqueras del río en todo su recorrido.Rutafabricas_finalRutafabricas_panoramicamuseo Tras un refrigerio por alguno de los bares de Béjar y el obligado almuerzo, por la tarde fuimos a visitar El Bosque, villa ducal del s. XVI de los duques Zuñiga situada a las afueras, en dirección a Salamanca.

La villa tiene como elementos destacados un palacete, un gran estanque y unos jardines renacentistas, además al tratarse de residencia de recreo cuenta con un bosque de robles y castaños anexo, donde los duques practicaban la caza mayor. Aún hoy en día por el bosque se pasean ciervos, nosotros para sorpresa nuestra y regocijo de las niñas pudimos ver un huidizo ejemplar.

ElBosque_ciervo

El palacete, que solo lo vimos por fuera, fue mandado construir por Francisco de Zúñiga, Duque de Béjar, personaje conocido por muchos por la mención que Cervantes le hace en la portada de su primera edición del Quijote, pero eso es otro cantar. De su sobria construcción llama la atención los ventanales de la fachada que mira al estanque, rematados todos por igual con el el escudo heráldico de los Zúñiga, un texto sobre la “autoria” y fecha de creación del palacete y un escudo con las siglas F y G de los duques, Francisco y Guiomar, su primera esposa. Este escudo se repite también en algunas fuentes y bancos de los jardines que rodean el estanque. El Bosque. Detalle de las ventanas del palecete

El estanque tiene en su parte central un coqueto templete de estilo neomorisco, instalado hacia 1896 en sustitución del original. La presencia de una barca y un par de ocas nos invitan a evocar el uso lúdico que antaño se le daba. Además entre la fauna que surcaba sus aguas pudimos ver una minúscula rana y una culebra de agua, detalles que no se les escapan a los pequeños.
ElBosque_templeteElBosque_ranaDespués de bordear el estanque descendimos las escalinatas que llevaban a la terraza del jardín. Una secuoya centenaria de enorme tronco y gran altura atrae toda la atención. Algunas esculturas, un antiguo columpio, fuentes sin agua y parterres completan su visión. Mantiene vestigios de su diseño y trazado original pero el jardín en general necesita de un mayor cuidado y mantenimiento. Concluida la visita un pequeño paseo por el parque forestal de Monte Mario, un bosque de pinos que rodea la villa, punto de partida de varias rutas por la sierra de Béjar, y de vuelta a casa. Un día tranquilo, agradable y bien aprovechado. ElBosque_detallejardinElBosque_escultura

Más fotos en:

De recomendada visita para completar la información sobre estos lugares:

Anuncios

3 Respuestas a “Un día en Béjar: Ruta de las fábricas textiles y El Bosque

    • Sí era y es una expresión que todavía se oye, aunque la situación ahora en Béjar ha cambiado mucho. A partir de los años 70 en que empieza la decadencia de las fábricas textiles la población no ha dejado de descender y el paro de aumentar, es el problema de la falta de alternativas.
      Un saludo

  1. Pingback: Por la Sierra de las Quilamas. De San Miguel a El Piélago pasando por Valero. | ACEnruta·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s