La Alberca, Salamanca. Escapada invernal

Salir en invierno tiene su encanto y cuando se sale con niños también sus inconvenientes, supone elegir con más cuidado los sitios a visitar. Por eso la elección de esta salida fue La Alberca, pueblo declarado Conjunto  Histórico Artístico en 1940 situado al sur de Salamanca en una zona privilegiada, en la Sierra de Francia y próximo al Parque Natural de las Batuecas. Es un pueblo tradicional serrano que conserva todo su encanto paisajístico y urbanístico, con sus calles empedradas y casas de madera y piedra. Es muy Crucero de granito de la Plaza Mayorturístico aunque en invierno baja bastante la afluencia de visitantes y se hace más agradable el deambular tranquilamente por sus calles y sus rutas.
Ya solo la carretera que nos lleva desde Salamanca a la Alberca merece la pena, especialmente el tramo entre Aldeatejada y Tamames, ese campo charro ondulante lleno de encinas, verdes prados y insinuantes berrocales. Desde Tamames a La Alberca, la encina, a tramos, da paso a los pinares, pero la carretera, en estado muy lamentable, disuade de una contemplación más tranquila y placentera.

La Alberca. Fachada tradicional serranaUna vez en La Alberca las opciones son múltiples. Debido a la lluvia pertinaz que nos acompañaba, con algunos claros y breves intervalos de sol que ofrecían una luminosidad muy especial, optamos por visitar con calma el pueblo, visitar sus lugares típicos, pero no por ello menos recomendables (la Plaza mayor con su crucero de granito,  la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción del siglo XVIII…), perderse por sus calles ( la calle las españitas y su calle principal), descubrir rincones ( la Hornacina de las Ánimas, el puente de granito con su ahora caudaloso ríachuelo), detenerse en los detalles de sus casas (dinteles, puertas, balcones y fachadas de los siglos XVII y XVIII),  visitar su Casa museo del Parque Natural de Las Batuecas, tomar algún tentempié en su bares y tabernas y degustar su chacina, de reconocida fama.

El Casarito. Ruta de los castaños centenariosA la hora de hacer nuestra ruta optamos, con la amenaza siempre presente de la luvia, por acercarnos a El Casarito un entorno natural cuidado y muy agradable. Allí, hicimos dos pequeñas rutas, la Ruta de los castaños centenarios, un recorrido corto (unos mil metros) y accesible, muy indicado para familias con niños o personas con problemas de movilidad. Un camino flanqueado por robles y castaños impresionantes, longevos y señoriales, que en invierno muestran otra cara, otro color, pero que mantienen intacto su encanto.

Ruta del Peñascón. León de ToméLa otra ruta, la Ruta o Senda de El Peñascón, para los niños es más entretenida, da más juego. Resulta más imaginativa y sugerente, es más pausada ya que los cambios de vegetación (pinares por robles y monte bajo), los restos arqueológicos, la “Mesa del Tío Julián”, las piedras insinuantes esculpidas por el tiempo y las esculturas naturales de Tomé, hacen que el paseo no se mida por la distancia, alrededor de dos kilométricos, sino por el juego y la curiosidad, y eso es muy difícil de medir.

Para otro momento dejamos la visita al Parque Natural de las Batuecas, a la Peña de Francia y el caminar por sus numerosas sendas naturales, porque La Alberca y los pueblos de la Sierra de Francia bien merecen otra visita.

En cuanto a pernoctas y aparcamiento en La Alberca hay un área de autocaravanas, al final del pueblo, en el parking de la casa-museo, pero muy a mano, tranquilo para dormir y con agua y desagües para aguas grises y negras. En El Casarito hay un área recreativa, a la entrada de un camping, donde se puede aparcar y, si el tiempo acompaña, comer en su agradable y bien preparado merendero, a la sombra de los robles y, en este tiempo, tapizado de hierba y al remanso del vivo regato que lo atraviesa.La alberca. Área de autocaravanas

Por si quieres ver alguna foto más de esta escapada:

Anuncios

6 Respuestas a “La Alberca, Salamanca. Escapada invernal

    • Muchas gracias Pilar.
      Esta zona tiene muchas posibilidades y rutas muy bonitas. Las que aquí describo son muy ligeritas y agradables, actas para todos los públicos y muy adecuadas para hacer con niños.

  1. Pingback: Mogarraz. Caminos de agua y vida | ACEnruta·

  2. Me ha gustado mucho leer esta entrada. Das mucha información e ideas muy interesantes para acercarse hasta esa zona.
    Gracias por compartirla!
    Un saludo

  3. Pingback: Por la Sierra de las Quilamas. De San Miguel a El Piélago pasando por Valero. | ACEnruta·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s